nuevos combustibles de biomasa

4 beneficios de usar el hueso de aceituna como combustible

Puede parecer extraño y algo a lo que todavía no estamos acostumbrados, pero la verdad es que el hueso de aceituna se ha convertido en uno de los combustibles más a tener en cuenta en la actualidad. Sus numerosas ventajas le preceden y han consolidado a los huesos de aceituna como un combustible de biomasa muy práctico y esencial tanto para generar calor tanto en entornos industriales como en nuestra propia casa.

Entre las características más interesantes que envuelven a este combustible orgánico esta su densidad por encima de la media, ya que posee una humedad que se sitúa sobre el 15%. Cuenta con un relieve y una estructura muy similar, se trata de un material muy homogéneo y que aportan una energía calorífica en torno a 4500 kcal/kg. Unas especificaciones que le hacen ser una opción muy recomendable. Pasamos a detallarte cuatro ventajas del uso de los huesos de aceituna como combustible de biomasa.

Alto rendimiento

Tal y como te hemos detallado anteriormente, la potencia calorífica de este material orgánico es de 4500 kcal/kg, aproximadamente. Su elevada densidad, la humedad que posee y este poder calorífico, son los tres componentes básicos y más importantes que sitúan a este combustible como primordial en la escala de más recomendados.

Bajas niveles de emisiones

Naturalmente esto es así porque la aceituna, como otros componentes de biomasa, contamina mucho menos que otras alternativas más habituales. De este modo, se reducen las emisiones de CO2 que se lanzan al medio ambiente.

Segunda vida para elementos orgánicos

Al tratarse de un material natural, es una opción limpia y reciclable. Es una gratificación doble el poder dar una segunda vida a este componente natural y, además, que sea tan eficiente en su nueva función de los huesos de aceituna como combustible de biomasa. De esta forma se le da una segunda vida a unos residuos orgánicos muy aprovechables.

Ahorro económico

Por último, recalcar que este combustible se puede usar tanto para el sector industrial como para las estufas o calefacciones domésticas. Y, dada su eficiencia energética y poder calorífico supone un ahorro a la hora de usarlo como combustible, con un ahorro que puede alcanzar el 70% de lo que supondría el uso del combustible de toda la vida.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *