Cuáles son las principales diferencias entre el diésel premium y el diésel normal

Seguramente que cuando has repostado te has dado cuenta de la gran variedad de tipos de diésel que existen y, entre ellos, puedes encontrar modelos de diésel premium. ¿Pero cuáles son las principales diferencias entre el diésel normal y premium?

En este post te intentaremos resolver esta duda para que no tengas problema a la hora elegir el mejor combustible para tu coche.

Qué diferencias existen entre diésel normal y premium

Antes de hablar de las diferencias entre el diésel premium y normal es importante señalar que ambos modelos cumplen los estándares de calidad y contienen el nivel mínimo de cetano que establece la normativa. Entendiéndose el ‘cetano’ como el índice de inflamabilidad del gasoil.

Precio

El precio es la principal diferencia entre el diésel premium y normal. Aunque puede parecerte que es bastante notable, con el tiempo se reduce, puesto que el premium tarda más en consumirse y se tiende a rellenar menos veces el depósito.

Cetanos

El número de cetanos establece el tiempo que tarda en entrar en combustión. Los combustibles diésel de nivel premium contienen un mayor nivel de cetano, estando alrededor de 55. En cambio, los diésel normales suelen tener en torno a 51.

Consumo

Una diferencia importante entre el diésel normal y premium es la velocidad de consumo, la cual también depende del número de cetanos. A un mayor número de estos, menor es la velocidad de consumo y más tiempo tarda en gastarse.

Azufre

El nivel de azufre que contiene el diésel afecta al rendimiento del motor, por eso se recomienda usar combustibles que presenten unos niveles bajos de azufre. La diferencia entre el diésel premium y normal no es muy elevada, pero si que el premium tienen un contenido inferior, por lo que si quieres cuidar al máximo tu motor, te aconsejamos utilizar este.

Anticorrosivos

Los anticorrosivos funcionan al contrario que el azufre, es decir, una mayor concentración ayuda a mejorar la vida útil del motor, facilitando su limpieza y reduciendo el nivel de humedad del sistema.

Cuando se habla de aditivos anticorrosivos, sí que encontramos una gran diferencia entre el diésel normal y premium, teniendo este último una mayor concentración.

Viscosidad

La viscosidad afecta a la velocidad de arranque. Unos niveles bajos de viscosidad favorecen el arranque. Pero hay que tener en cuenta que la viscosidad afecta al grado de lubricación del motor, y si este es muy bajo, aumentará el riesgo de sufrir una avería.

Utilizar diésel normal o premium en tu coche

La elección del diésel normal o premium dependerá en gran medida del tipo de coche que se utilice. En coches antiguos es preferible emplear diésel normal, puesto que sus motores no están preparados para aprovechar las mejoras que ofrece el premium. Además, al presentar un nivel de viscosidad elevado se reduce la probabilidad de sufrir cualquier avería en el motor.

Otro aspecto importante son las condiciones climatológicas. Si se va a conducir en lugares donde la temperatura es baja, te recomendamos emplear el diésel premium, debido a que favorece el arranque en frio y el mantenimiento del coche será mucho menor.

Esperamos que ahora te resulte más fácil decidir si utilizar diésel normal o premium en tu coche cuando tengas que repostar.

Cuándo, cómo y por qué reformar la fontanería de tu casa

Uno de los pasos más importantes en cualquier reforma y mantenimiento de una casa está relacionado con todo el sistema de tuberías y fontanería. Un paso recomendado y necesario, sobre todo para aquellas viviendas o establecimientos donde no ha habido una reforma reciente y todavía cuenta con sistemas anticuados. Es por eso que destacamos en este caso, cuándo, cómo y por qué reformar la fontanería de una casa.

La sustitución de materiales obsoletos, redistribución de la casa y espacios, renovación de juntas y sistemas, seguridad, calidad, precio… muchas son las ventajas que se activan cuando se pretende hacer una revisión y renovación del sistema de tuberías de una casa. Por eso resulta vital para que esta vivienda mantenga la máxima seguridad y garantías por más años, reduciendo el índice de incidentes y roturas innecesarias.

Reformas integrales y de fontanería

Las tuberías son un elemento de infraestructura importante y determinante en cualquier hogar, comercio o empresa. Esta es una de las partidas que siempre se recomienda cambiar y mejorar en cualquier proyecto de reforma de cocinas, baños o integrales.

En el momento de acometer una reforma, más aún si es una reforma integral, se recomienda aprovechar para realizar un mantenimiento de las tuberías. Y si fuera conveniente, sustituirlas por sistemas renovados para garantizar la seguridad y minimizar los accidentes en casa.

Es necesario comprender que, a través del sistema de fontanería, se va a permitir el transporte de agua potable a los diferentes puntos de la casa (cocina y baño). Por eso siempre va a ser aconsejable realizar un mantenimiento preventivo de tuberías, y adelantarse a roturas e imprevistos.

Cuándo cambiar las tuberías de una casa

Existen signos aparentes que ayudan a saber cuándo es necesario un cambio y renovación de tuberías. No obstante, como venimos aconsejando, en cualquier proyecto de reforma y obra en casa recomendamos un repaso y sustitución de las tuberías y engranajes de fontanería para evitar el desgaste del tiempo, humedad, oxidación o suciedad.

Conviene saber que los expertos recomiendan renovar las instalaciones de fontanería de cocina cada 15-20 años. Que es el tiempo estimado en el que pueden empezar a aparecer ciertos fallos como consecuencia del tiempo y uso. Aun así, conviene realizar mantenimientos de fontanería cada cierto tiempo.

Existen casos aparentes donde va a ser necesaria la actuación de técnicos para la revisión de estos sistemas. Sobre todo cuando:

  • Hay inundaciones en los fregadores, lavabos o desagües.
  • Aparecen manchas en la paredes y humedades
  • Si se percata de que el agua tiene un color entre marrón o amarillo. Esto podría darse si existen partículas de óxido en el agua.

Por qué cambiar las tuberías de una casa

Tal y como hemos avanzado, el tiempo y el uso de estas tuberías crean un desgaste en todo el sistema. Y estos problemas se pueden solventar con un cambio y sustitución a tiempo de todo este sistema de tuberías. Además, si se pretende hacer una reforma integral de vivienda, cambio de zonas de agua, redistribución de espacio o modificación del mobiliario de baño para ganar confort, también va a ser necesario acometer este tipo de trabajo.

El caso es que, en las reformas y trabajos de fontanería años atrás, se trabajaban con ciertos materiales. Ahora no es así, ya que se utilizan otros componentes mucho más seguros y resistentes.

Mejores materiales para tuberías

En las viviendas antiguas todavía están las tuberías de cobre, un material no aconsejable para tratar con agua, especialmente con el agua caliente. En instalaciones de agua potable no se trabaja ya con elementos de cobres, ya que, con una exposición prolongada, puede resultar tóxico.

Del mismo modo, el hierro es otro de los materiales que ahora mismo tampoco se utiliza para labores de fontanería. Tienden a oxidarse y son poco maleables.

Actualmente, se utilizan tuberías de PVC. Son materiales que se caracterizan por su resistencia, durabilidad y por su aguante a la corrosión.

Otros trabajos necesarios de los fontaneros

También es necesario abordar y enumerar algunas de las actividades más importantes que se realizan en cualquier plan de fontanería para destacar esta labor y el trabajo. Puesto a que las labores de instalación y reparación de tuberías de baños y cocinas incluyen acciones como estas:

  • Sustitución de fontanería y tuberías. Cambio de tuberías antiguas.
  • Cambios y redistribución de la fontanería.
  • Desatascar tuberías
  • Cambios en las griferías

Por qué comprar estufas de pellets para exteriores

Ante la creciente demanda de servicios de terrazas y aumento de estancia en las terrazas de bares, restaurantes, o incluso en jardines particulares, hay un producto que ha visto aumentada su solicitud. Es el caso de las estufas de exterior que, con la situación actual, y la llegada del frío, son muchos los que se han interesado por estos sistemas. Pero, ¿mejor optar por una estufa de gas, o por una estufa exterior de pellets?

El contexto mundial actual ha provocado que se tomen ciertas medidas, y entre ellas el no abordar espacios cerrados. Esto implica un aumento en el consumo de tiempo en espacios abiertos como terrazas y mesas de comedor exteriores. Pese a que las estufas de exterior son sistemas que se suelen ver habitualmente con la llegada del frío, en estos momentos han visto aumentada su demanda.

Es por eso por lo que hay que seleccionar correctamente qué tipo de estufa para exteriores es la más recomendable.

Cuándo comprar una estufa exterior

Ante la presente situación, y la tendencia habitual de aprovechamiento de las terrazas, son muchos los establecimientos que siguen ofreciendo este servicio hasta en estaciones invernales. Una forma de fomentar el consumo y mantener el confort. Pero para ello es necesario el uso de estas estufas.

Pero, ¿qué hay que tener en cuenta antes de comprar una estufa de exterior? Principalmente, lo más importante es el espacio en sí. Cuánto va a ocupar la superficie que se quiere aprovechar y calentar. Ya sea un jardín, una terraza o cualquier espacio exterior.

En función de la cantidad de espacio, será más recomendable el uso de unos modelos, o de otros. Siendo unos 10 m2 el espacio mínimo habitual que alcanza a calentar cualquier estufa profesional.

Diferencias entre las estufas de pellets exteriores y las de gas

Ciertamente, entre los modelos de estufas que funcionan con gas, y los modelos de estufa para ambientes abiertos que funcionan con combustibles de biomasa como pellets hay una diferenciación clara. Esta diferenciación de estufas para ambientes exteriores es más enfocada al método de uso y aplicaciones que en su aspecto se refiere. Ya que en la actualidad hay multitud de diseños totalmente distintos que se pueden adquirir.

Estufas de gas de exterior

Lógicamente este tipo de estufas se aprovechan del gas para su funcionamiento. Esto tiene una serie de ventajas, pero también de inconvenientes. El funcionamiento de estas estufas de gas de exterior es simple. Además, de su rápida instalación, estas utilizan bombonas de propano o butano, como cualquier otro sistema de calefacción por gas.

De esta forma, con el gas y el encendido eléctrico, se puede regular la temperatura hasta lograr el ambiente deseado. Una de sus principales ventajas es que abarca una superficie mayor. Pueden llegar a alcanzar unos 30 m2 de alcance de calor. Por eso su uso se ha popularizado tanto en España. Son más llamativas y tienen un precio acorde.

Por el contrario, estas estufas de gas de exterior contaminan un porcentaje mucho mayor que otras opciones alternativas.

Diseños de estufas de gas para hostelería

Dentro de las opciones disponibles, existen diferencia entre los modelos y diseños de este tipo de estufas. Desde las estufas de gas con forma de seta, las estufas en pirámide…

Estufas de pellets de exterior

El otro de los grandes modelos son las estufas de exterior de pellets. Son una novedad dentro de las opciones del mercado. Indicadas tanto para uso personal, como para profesional en cafeterías, bares o restaurantes.

Una de sus principales ventajas es que con este sistema a base de pellets es posible alcanzar un mayor ahorro que con los modelos de gas. Por el contrario, el alcance del calor no es tanto. Para espacios reducidos, como pueden ser las terrazas, es una opción muy recomendable. Además, es un combustible limpio, y que no necesitan estar conectadas a ninguna red. Estas estufas de pellets outdoors están empezando a destacar.

Estufas de infrarrojos para la calle

Entre otras opciones que de normal también se ven en bares y restaurantes son las estufas de infrarrojos. Modelos conectados a la red eléctrica y que son fácilmente instalables en paredes o techos y ofrecen un radio interesante de calor. Su eficiencia radica en que no se pierde calor por convección.

Qué tipo de radiadores existen

Los radiadores son un elemento imprescindible de cualquier sistema de calefacción y son los encargados de transmitir el calor a toda la vivienda. Por lo tanto, la eficiencia de tu sistema de calefacción dependerá mucho del tipo de radiador que tengas instalado en tu vivienda.

En este post te explicamos todo lo que necesitas saber sobre los diferentes tipos de radiadores que existen y puedes instalar en tu vivienda.

Cuáles son los tipos de radiadores más comunes

Cuando se habla de tipo de radiadores, siempre se clasifican según el tipo de material del que están fabricados. La mayoría de ellos utilizan el agua para su funcionamiento, por lo que no va a ver demasiadas diferencias en este aspecto. Depende más de su funcionamiento, el diseño, y lo que se haya empleado para su fabricación y acabados.

A continuación, os mostramos las principales diferencias que existen entre los principales tipos de radiadores para viviendas y espacios.

Radiadores de acero

Los radiadores de acero también reciben el nombre de chapa, debido a que están formados por paneles de chapa. Se caracterizan porque se calientan muy rápidamente y presentan un precio más reducido que otras opciones. Están fabricados en diferente alturas y longitudes, por lo que no tendrás problema en encontrar el modelo que mejor se adapte a tus necesidades. Además, las aletas traseras que incorporan permiten acoplar dos estructuras, lo cual es de gran utilidad en habitaciones mucho más amplias.

Como aspecto negativo, su instalación es más compleja que en otros modelos, puesto que es necesario realizar obra en la vivienda al ir empotrados. Pero estéticamente son más aprovechables y se integran mejor que otros modelos de radiadores de pared.

Radiadores de hierro

Los radiadores de hierro fueron muy utilizados durante la época de los 70 y 80. Actualmente se siguen instalando en colegios y en algunas viviendas, pero con un diseño mucho más moderno alejados de los primeros modelos.

Este tipo de radiador se caracteriza por su gran durabilidad y resistencia, lo que unido a que tienden a conservar el calor durante mucho tiempo, los convierten en una opción perfecta para edificios de grandes dimensiones.

Su principal desventaja es que tienen un coste mucho más alto que otras opciones y el elevado tiempo que necesitan para conseguir una temperatura óptima. Ya que, al tratarse de espacios tan amplios, es difícil lograr una temperatura confortable sin que haya pasado un tiempo.

Radiadores de aluminio

Se han convertido en la opción más utilizada en la mayoría de viviendas, debido a que presentan un diseño más moderno y una instalación rápida y económica. A nivel de prestaciones se caracterizan por conseguir una alta temperatura en poco tiempo y, además por tener una gran resistencia a la corrosión. Por el contrario, tienden a perder el calor muy rápidamente y tienen una menor resistencia ante los golpes.

Otros tipos de radiadores para casas

Los tipos de radiadores expuestos en el punto anterior, son los más empleados en la mayoría de las viviendas, pero existen otros modelos no tan utilizados que es importante conocer.

Radiadores toalleros

Reciben este nombre porque se instalan solo en baños, están fabricados en acero y tienen un diseño mucho más estilizado. Se caracterizan porque tardan poco tiempo en alcanzar una alta temperatura, calentando las habitaciones rápidamente.

Radiadores de diseño

Este tipo de radiador es una opción perfecta para aquellos que buscan un modelo que encaje a la perfección con cualquier diseño. Están fabricados en acero y se pueden encontrar en una amplia variedad de tamaños.

Convectores

No son propiamente radiadores al uso, pero se están convirtiendo en una opción muy demanda en los últimos años, puesto que se pueden instalar debajo del suelo y no modifican el diseño de la vivienda. Su principal desventaja es que presentan un coste mucha más elevado que otras opciones y haciendo que el proceso de instalación sea mucho más elevado.

Esperemos que esta información te ayude a encontrar el radiado perfecto para tu sistema de calefacción.