eficiencia de calderas y suelos radiantes

Por qué emplear calderas de biomasa con suelo radiante

Las calderas de biomasa son uno de los sistemas de calefacción más versátiles de la actualidad, ya que se pueden emplear tanto con radiadores, como con suelo radiante. Las calderas de biomasa con suelo radiante es una de las combinaciones más empleadas en la actualidad.

La unión de ambos sistemas ofrece un elevado rendimiento, un coste muy reducido y, además, su impacto en el medio ambiente es mucho menor.

Por qué funciona tan bien el suelo radiante y la caldera de biomasa

El suelo radiante es uno de los sistemas más rentables, puesto que reparte el calor por toda la casa de forma más uniforme y se mantiene durante más tiempo. Esto se debe a que el calor es generado mediante el sistema de tuberías que lo componen y transmitido a través del suelo, lo que ayuda a generar una sensación de confort mucho mayor.

La caldera de biomasa es uno de los mejores complementos para el suelo radiante, puesto que se trata de uno de los sistemas de calefacción más eficientes y ayuda a reducir las pérdidas de calor al mínimo. Además, emplear una caldera de biomasa puede suponer un gran ahorro, debido a que no es necesario realizar una gran inversión inicial y el coste del combustible es mucho menor.

Ventajas de emplear suelo radiante con calderas de biomasa

La combinación de suelo radiante con caldera de biomasa no se emplea únicamente por lo bien que encajan, sino que también ofrece una gran cantidad de beneficios respecto a otros sistemas.

Ahorro de combustible

Una de las grandes ventajas del suelo radiante es que como el calor que genera se mantiene durante más tiempo, la cantidad de combustible que se va a necesitar será mucho menor. Si a esto le sumamos que el poder calorífico del combustible de las calderas de biomasa suele ser alto, la cantidad que se empleará del mismo será muy reducida.

Reducción de las pérdidas de calor

Tanto las calderas de biomasa como el suelo radiante están diseñadas para limitar al máximo las pérdidas de calor que se producen.

Generan una mayor sensación de confort

Los sistemas de calefacción que combinan el suelo radiante con calderas de biomasa consiguen generar una mayor sensación de confort, puesto que este se reparte de forma mucho más equitativa por toda la casa.

Mayor limpieza

Si algo caracteriza al suelo radiante y a las calderas de biomasa es su limpieza. Por un lado, no es necesario limpiar el suelo radiante, puesto que se encuentra debajo del suelo. Y, por otro lado, las calderas de biomasa están diseñadas para que se puedan limpiar con mucha facilidad, por lo que tendrás que dedicar muy poco tiempo a esta tarea.

Como has podido ver a lo largo de este post, combinar una caldera de biomasa con suelo radiante puede reportarte una gran cantidad de beneficios, no solo a nivel económico sino también a nivel de rendimiento.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *