Las ventajas de las estufas de biomasa y pellets

En estos meses de invierno son muchos los hogares en los que es necesario activar algún aparato que dé calor, como son las estufas de calefacción.

Existen tipos diferentes de estufas para calentar habitaciones o casas completas, y en esta ocasión vamos a mostrar las ventajas de las estufas de biomasa en comparación con las estufas eléctricas o calefactores, y con las estufas de gasóleo que hay en muchos hogares y comunidades de vecinos.

Consumo

Las estufas eléctricas, como su propio nombre indica, se conectan a la corriente de electricidad, por lo que implica que se realiza un consumo que veremos luego repercutido en el recibo de la luz. De hecho, uno de los inconvenientes principales de este tipo de estufas es precisamente el alto consumo que hacen, llegando a pagar a final de mes más de lo que nos gustaría.

Las estufas de pellets también deben conectarse a la red eléctrica para ponerse en funcionamiento, pero lo cierto es que el consumo es mucho menor que el de las estufas eléctricas.

Aunque hay que comprar el combustible, es decir, los pellets, estos también tienen un coste muy bajo, por lo que suelen salir más rentables las estufas de biomasa que cualquier otro tipo de estufas.

Respeto al medio ambiente

De todos los tipos de combustible que utilizamos en los hogares para producir calor a través de estufas, la biomasa es sin duda el más respetuoso con el medio ambiente. Al ser un combustible natural, compuesto por residuos naturales, como la leña, los pellets, las astilla o incluso los huesos de aceituna, su combustión no daña el medio natural.

Además de todo ello, la biomasa genera un impacto socioeconómico positivo, ya que se genera un mercado en torno a este producto que crea puestos de trabajo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *