Cómo elegir el biocombustible adecuado para una caldera

Existen unos pasos para escoger el mejor biocombustible para calderas que se pueden seguir. Dada la gran cantidad de opciones, el riesgo de equivocarse aumenta, algo que hay que evitar. De lo contrario, se reduciría la eficiencia de la máquina o se podría dañar. A continuación, se dan una serie de pautas para saber qué tener en cuenta a la hora de comprar biocombustible para calderas.

Pasos para escoger el mejor biocombustible para calderas

Las diferentes formas de elegir biocombustible para calderas facilitan encontrar el adecuado. Sin embargo, para no aumentar la complejidad de la decisión, se pueden seguir estos pasos.

  1. Identificar las necesidades: es importante determinar cuáles son las de calefacción, lo que facilita establecer la cantidad de combustible a usar. Hay que considerar el tamaño de la caldera, la ubicación geográfica, el tipo de edificio y el uso previsto.
  2. Conocer las opciones disponibles: hay varios tipos de biocombustibles en el mercado, como la biomasa, el biogás, los líquidos o los pellets. Cada uno tiene sus propias ventajas y desventajas, las cuales se recomienda evaluar.
  3. Evaluar la disponibilidad y el precio: el biocombustible debe comercializarse en el área donde se habita y a un precio adecuado. Si es difícil de conseguir o muy caro, no será la mejor solución. Así, es razonable comprar pellets baratos en Zaragoza, por poner un ejemplo.
  4. Considerar la eficiencia: se debe elegir una opción que tenga una alta eficiencia energética para minimizar los costes de calefacción.
  5. Valorar la sostenibilidad: la sostenibilidad es un factor al que prestar atención. Debe ser producido de manera responsable y tener un impacto reducido en el medio ambiente. Un ejemplo es la leña de carrasca en Zaragoza.

Qué tipos de biocombustibles para calderas existen

Una de las claves para elegir el biocombustible adecuado para una caldera es conocer sus tipos. Esto permite agilizar el proceso de elección y lo simplifica.

  1. Biomasa: se refiere a materiales orgánicos que pueden utilizarse como combustible, como madera, paja o residuos agrícolas. Para que sean fáciles de quemar, se les da forma de leña, pellets o briquetas.
  2. Biogás: es un gas que se produce a partir de la descomposición anaerobia de materiales orgánicos. Una de las fuentes más comunes son los desechos alimentarios.
  3. Bioquímicos: son productos químicos producidos a partir de materiales orgánicos, como el metanol y el ácido láctico.
  4. Huesos de aceituna: es un residuo generado por la industria olivarera, por lo que es muy abundante. Se los somete a un tratamiento de secado para que su humedad sea del 10 %. De este modo, es posible utilizarlo como combustible para caldera.
  5. Astillas: se trata de una alternativa al pellet dad su sequedad y pequeño tamaño. Permite aprovechar los desechos del trabajo de la madera y apenas deja residuos tras la combustión.

Gracias a estos pasos para escoger el mejor biocombustible para calderas, se simplifica la toma de decisiones. De este modo, se dispondrá del más adecuado en función de una serie de necesidades concretas. Para ahondar en las diferentes opciones, se recomienda conocer los biocombustibles sólidos más comunes. Así, se dispondrá de consejos para elegir biocombustibles para la caldera.

Cuál es el sistema de calefacción ideal para una casa de pueblo

La vida lleva a muchas personas a mudarse a grandes ciudades y espacios urbanos. Otras, en cambio, deciden quedarse a vivir en pequeños pueblos. Lo que siempre se debe tener en cuenta es que las características de estas viviendas son muy diferentes a las de los apartamentos, lo que hace necesario tomar medidas muy diferentes para calentarlas. Pero ¿qué tipos de calefacción para una casa de pueblo son más recomendables?

Qué sistema de calefacción es mejor para una casa de pueblo

La mayoría de viviendas construidas en los pueblos no tienen los sistemas de aislamiento térmico de los apartamentos modernos. Además, cuentan con paredes mucho más gruesas. Esto hace que conserven más el calor en invierno. Sin embargo, cuando el interior se enfría (por ejemplo, al abrir las ventanas para ventilar), cuesta mucho más calentarlas.

Siempre que sea posible, las chimeneas son los mejores dispositivos de calefacción para este tipo de hogares. Hay muchos negocios de venta de leña en Zaragoza, un combustible que resulta muy económico, limpio y sostenible. Además, el calor se puede canalizar hasta todas las estancias de la vivienda con una pequeña reforma.

Eso sí, ¿cómo calentar una casa de pueblo si no tiene chimenea o no se puede instalar una? Por suerte, hay alternativas:

  • Pellets. Se trata de un combustible elaborado a partir de biomasa (fundamentalmente, serrín y residuos orgánicos) con un gran poder calorífico. Su precio tampoco es excesivamente alto y se presentan en un formato muy práctico. Hay que recordar que la instalación de estufas de pellets en Zaragoza, y alrededores, debe ser realizada siempre por profesionales.
  • Suelo radiante. Es una buena opción para calentar una casa de pueblo si se van a acometer reformas. Se trata de un sistema bastante moderno, pero a la vez contrastado. No se puede olvidar que lleva un par de décadas utilizándose. Lo normal es utilizar agua caliente para calentar la superficie.
  • Radiadores eléctricos. Hay otros tipos de estufas para casas de montaña más eficaces. Es cierto que resultan más baratos que los anteriores, pero también que gastan mucha electricidad para calentar este tipo de viviendas.

Cómo elegir el mejor sistema de calefacción para una casa de campo

Llegados a este punto, hay que hablar acerca de qué tener en cuenta a la hora de escoger el sistema de calefacción para una casa de pueblo:

  • El tamaño de la casa. Dado que, cuanto más grande sea, más potencia calorífica precisará.
  • Orientación. Debe tratar de aprovecharse al máximo la luz solar.
  • ¿Qué instalaciones son viables? Sobre todo, si se trata de una casa muy antigua.
  • Uso que se le va a dar. No es lo mismo que se quiera calentar solo un salón o una planta que el conjunto completo de la casa.

Teniendo en cuenta estos criterios, elegir el más adecuado entre los distintos tipos de calefacción para una casa de pueblo resultará mucho más fácil. Desde luego, siempre que se pueda es recomendable apostar por las chimeneas de leña o, en su defecto, las estufas que utilicen biocombustibles como el pellet. Son eficaces, seguros y respetuosos con el medioambiente. ¡Contacte con nosotros y compruébelo!

Qué tipo de leña hace menos humo

Una de las principales ventajas de utilizar leña como combustible es que produce poco o ningún humo, lo que la convierte en una opción sostenible y respetuosa con el medio ambiente. Sin embargo, no todas las leñas son iguales y algunas pueden generar más humo que otras. En este artículo, te explicaremos qué tipo de leña hace menos humo y cómo elegir la opción que mejor se adapte a tus necesidades.

Qué factores influyen en el humo que sale de la leña

En primer lugar, es importante mencionar que el tipo de leña que hace menos humo es aquella que ha sido secada adecuadamente. La leña fresca o verde contiene altos niveles de humedad y, al quemarla, libera una gran cantidad de vapor de agua, lo que se traduce en un mayor humo. Por eso, es fundamental elegir leña seca o curada, que ha sido almacenada en condiciones adecuadas durante al menos un año. De este modo, las formas de guardar leña en casa deben tenerse en cuenta a la hora de llevara cabo dicha elección.

Dureza

Otro de los principales factores que influyen en la cantidad de humo que produce la leña es su dureza. Las leñas duras, como el roble o el encino, suelen ser más densas y tardan más tiempo en quemarse por completo, lo que reduce la cantidad de humo que generan. Por otro lado, las leñas blandas, como el pino o el abeto, queman más rápido y pueden producir más humo.

La razón por la que las leñas duras producen menos humo es sencilla: al tardar más tiempo en quemarse, la leña tiene más tiempo para calentar el aire y liberar el vapor de agua que contiene. Cuanto más rápido se queme la leña, menos tiempo tendrá para calentar el aire y menos vapor de agua se liberará, y, por ende, mayor humo desprenderá. Por eso, para evitar el humo utilizando leña como combustible, es importante elegir leñas duras.

Tamaño

Además de la dureza, también hay que tener en cuenta el tamaño de la leña. Las leñas más pequeñas arden más rápido y producen menos humo que las leñas más grandes, por lo que pueden ser una buena opción para chimeneas y estufas de pequeño tamaño. Sin embargo, es importante mencionar que las leñas más pequeñas también se consumen más rápido, por lo que es necesario reponerlas con más frecuencia.

Estado de la estufa o chimenea

Por otro lado, es fundamental asegurarse de que la chimenea o la estufa estén en buenas condiciones y limpias para evitar obstrucciones y garantizar una buena circulación del aire. Si la chimenea o la estufa están obstruidas o sucias, es más probable que se produzca humo al quemar la leña.

Cómo evitar que salga humo de la leña

Por último, cabe destacar que existen algunas leñas especiales que producen menos humo que las leñas convencionales. Un ejemplo de esto es la leña de cedro, que es muy aromática y tiene una alta capacidad de retener el calor, lo que la convierte en una opción muy valorada. Una de las formas de minimizar el humo que desprende la leña es escoger un tipo de leña especial como el comentado anteriormente.

En conclusión, podemos decir que ya sabes cuáles son los tipos de leña que hacen menos humo. Ahora es fundamental elegir leñas secas, duras y de un tamaño adecuado. Si vives en Zaragoza o alrededores y quieres comprar leña de calidad, puedes ponerte en contacto con nosotros. ¡Estaremos encantados de ayudarte!

Cómo se debe realizar el mantenimiento del termo eléctrico

¿Cuáles son los pasos para realizar el mantenimiento del termo eléctrico? Sin duda, una pregunta que cualquier usuario debe hacerse antes de comprar una caldera de este tipo o cuando ya la tiene instalada en casa. Como expertos fontaneros en Zaragoza te contamos todo lo que necesitas saber para mantener tu termo eléctrico en buen estado.

Qué tener en cuenta a la hora de hacer el mantenimiento de un termo eléctrico

Sin duda, una de las principales ventajas de los termos eléctricos respecto a las calderas de gas es que su mantenimiento es mucho más sencillo y económico. Sin embargo, esto no significa que no haya que echarle un vistazo en profundidad, al menos, una vez al mes.

El propósito de esta inspección es detectar fugas de agua y siseos u otros ruidos anómalos. En la mayoría de los casos, son provocados por problemas de presión o en el flujo del agua. Hay que tener en cuenta que estos dispositivos almacenan en su interior, generalmente, entre 50 y 150 litros de agua. Por ello, una rotura puede ocasionar la inundación del inmueble.

Pasos para realizar el mantenimiento del termo eléctrico

Llega el momento de explicar con exactitud qué mantenimiento necesita un termo eléctrico. Estos son los pasos a seguir:

  • Conexiones de agua. Son aquellas a través de las cuales el termo eléctrico se llena de agua. Es importante revisarlas en profundidad para detectar cualquier fuga.
  • Inspección ocular. Se deben buscar posibles manchas de óxido. En caso de que hayan aparecido, hay que llamar a un profesional que sepa cómo vaciar un termo eléctrico. ¿La razón? Existe un riesgo inmediato de rotura.
  • Termostato. Es necesario revisar que indica bien la temperatura y que permite activar y desactivar la resistencia, según el caso.
  • Ánodo de magnesio. El elemento que evita que la cal del agua se acumule en la resistencia del termo y que se genere la corrosión. Por norma general, hace falta sustituirlo cada 12-36 meses, según lo indicado por el fabricante del modelo.
  • Limpieza del interior. Para sustituir el ánodo de magnesio es indispensable desmontar la placa. Un momento en el que se debe aprovechar para limpiar el interior del termo eléctrico.
  • Válvula de seguridad. Esta es la pieza que evita sobrecalentamientos en el termo y averías en el termostato. De ahí la importancia de saber cómo sustituir la válvula de un termo eléctrico.

Consejos a la hora de realizar el mantenimiento del termo eléctrico

Ya se sabe cómo se debe cuidar el termo eléctrico. Sin embargo, debemos recordar que, en caso de no contar con las herramientas ni con los conocimientos suficientes, lo mejor es llamar a un profesional. No hacerlo puede ocasionar graves daños en el dispositivo que obliguen a su sustitución inmediata. Lo mismo se puede decir respecto a su instalación.

En definitiva, estos son los pasos para realizar el mantenimiento del termo eléctrico. Un proceso relativamente sencillo y fácil de realizar, pero que no siempre pueden llevar a cabo los usuarios particulares. En ese caso, ¡lo mejor es llamar a un fontanero en Zaragoza!

Qué son las estufas híbridas de leña y pellets y cómo funcionan

En muchas casas de campo se suelen emplear las estufas de pellets, sin embargo, si dudas sobre qué es una estufa híbrida y por qué se está utilizando esta opción, te vamos a explicar cuáles son las principales diferencias. Este último sistema de calefacción es mucho más sofisticado, sin embargo, no deja de ser muy beneficioso, porque es muy respetuoso con el medioambiente.

Qué es una estufa híbrida de leña y pellets

La estufa de pellet es un sistema de calefacción renovable, porque usa un combustible vegetal. El pellet es un residuo vegetal que se introduce en este aparato y produce energía calorífica. Este combustible compuesto por residuos naturales apenas genera ceniza, además, su precio es muy económico frente a la electricidad, gas o gasóleo.

Por su parte, la estufa híbrida combina el pellet y la leña y su finalidad es calentar cualquier estancia de la casa. Además, incluye una serie de funciones regulables, que permiten programarlas en cualquier momento. Por lo tanto, esta es una buena opción para dotar de calor y confort al hogar.

Una de las mayores preocupaciones, hoy en día, es adquirir el sistema de calefacción que garantice el mayor ahorro. Obviamente, el funcionamiento de las estufas híbridas de leña y pellets ofrece muchas ventajas, porque consume y contamina menos. En cuestiones medioambientales es una buena elección, además, si se compran pellets de calidad en Zaragoza, las ventajas serán mayores, recibiendo un asesoramiento personalizado.

Las características de las estufas mixtas de leña y pellets favorecen el uso de un sistema de calefacción manejable. Además, gracias a la eficiencia energética y su estética encajan perfectamente en cualquier lugar. Por otro lado, se pueden controlar de manera remota, lo que permite el encendido y apagado automáticamente.

Cuáles son los beneficios de las estufas híbridas

Las ventajas de las estufas híbridas de leña y pellets son muchas, de hecho, esta tecnología ha ganado posiciones en los últimos tiempos. Gracias a que incluyen un contenedor para pellets, pueden llegar a funcionar hasta 24 horas seguidas. A continuación, enumeramos cuáles son sus beneficios y por qué razón conviene utilizarlas.

  • Energía renovable. El uso de esta estufa reduce la contaminación medioambiental.
  • Ahorro económico. Su utilización mejora notablemente la factura de la luz.
  • Menos contaminación. Es un aparato idóneo para reducir las emisiones contaminantes a la atmósfera.
  • Alto rendimiento En términos de eficiencia energética y rendimiento, podemos decir que estamos ante un sistema de calefacción muy competitivo.

Es comprensible que todavía haya personas que tengan dudas sobre cómo funcionan las estufas mixtas de pellets y leña, cómo guardar leña en casa o cómo conectar un termostato a la estufa de pellets. En estos caso, lo mejor es ponerse en manos de profesionales para un buen asesoramiento y dar respuesta a todas estas dudas.

Seguramente ya tienes más claro qué es una estufa híbrida y cómo es su funcionamiento. Sin duda alguna, esta compra puede ser muy favorable, ya que permite caldear una estancia rápidamente y emitir menos gases contaminantes. Esta combinación de leña y pellet es muy favorable, siendo sin duda alguna, una combinación perfecta para ahorrar dinero.

Cómo vaciar el circuito de la calefacción correctamente

Cómo vaciar el agua de los radiadores es una pregunta que se repite todos los inviernos. Tener la calefacción en buen estado es fundamental cuando bajan las temperaturas. No solo se mantendrá el calor, sino que se aprovechará al máximo todo el circuito. Esto es lo que hay que saber para tenerlo a punto.

Cómo vaciar el agua de los radiadores

Existen varias formas de vaciar un circuito de la calefacción de manera sencilla. En la mayoría de los casos, no es necesario seguir ni siquiera unos pasos. Así que, es indispensable prestar atención a cada una de ellas.

Vaciado a través de la válvula de seguridad de la caldera

Toda caldera dispone de una válvula de seguridad, cuya función es la de liberar agua cuando la presión es muy alta. Por regla general, se distingue por ser de color rojo y para accionarla solo hay que girarla. Tras esto, el agua comenzará a salir, por lo que es recomendable disponer de una canalización al desagüe. Algunos modelos cuentan con una llave para efectuar purgas, lo que acelera el proceso.

Vaciar por un grifo

Esta forma es posible si la caldera no dispone de anti-retorno. En este caso, hay que seguir algunos pasos para vaciar el circuito de la calefacción correctamente:

  • Cortar el acceso de agua a la vivienda.
  • Abrir varios grifos con el agua caliente.
  • Accionar la llave de llenado en la caldera.

Al seguir estos pasos, el agua del circuito saldrá por los grifos hasta vaciar las reservas. Para volver a introducir líquido, basta con cerrar la llave de llenado y accionar la normal.

Vaciar la caldera dejando el circuito con agua

Este método requiere de cerrar las llaves de ida y retorno de la calefacción en la caldera. El proceso de vaciado es similar al del anterior punto. Además, si es necesario cambiar alguna pieza en el circuito, es recomendable usar esta forma para vaciar el agua. En caso de duda, se debe llamar a un servicio de fontanería en Zaragoza.

Consejos para vaciar los radiadores de casa

Más allá de las formas de vaciar el circuito de la calefacción, es importante conocer consejos para vaciar los radiadores. Para empezar, hay que retirar el agua antes de que llegue el invierno. Esto permite al usuario estar listo con meses de antelación. Además, en caso de que exista un problema, se dispondrá de margen para llamar a un servicio de mantenimiento de estufas en Zaragoza y solucionarlo.

Otro de los consejos consiste en volver a llenar siempre los radiadores. De no hacer esto, no funcionarán como es debido. Así, las habitaciones donde se encuentren no podrán aumentar sus temperaturas en invierno.

En definitiva, esto es lo que hay que saber sobre cómo vaciar el agua de los radiadores o cómo realizar un vaciado del circuito de la calefacción. Para ahondar en el asunto, hay que conocer cómo purgar los radiadores a fondo. De este modo, se disfrutará de un invierno cómodo. Y en caso de problemas, ¡cuenta con Combustibles Aragón!

Cuáles son las ventajas de utilizar pellets en chimeneas de leña

Las ventajas de usar pellets en chimeneas de leña demuestra su gran utilidad. Gracias a este combustible, es posible ahorrar en madera y conseguir mejores resultados. Todo debido a sus características y facilidad de uso. A continuación, se explican sus principales beneficios.

Ventajas de usar pellets en chimeneas de leña

Los beneficios de utilizar pellets en chimeneas y estufas de leña son múltiples. Este combustible es apto para este tipo de fuentes de calor. Hasta ahora no se tendía a usar, pero cada vez es más común que se emplee, debido a las ventajas que ofrece.

Encendido fácil

El pellet presenta una masa baja, lo que facilita su encendido. No habrá que realizar tanto esfuerzo como con la leña. De hecho, es tan sencillo de prender como las pastillas para iniciar fuego. Solo hay que depositar la carga y colocar una llama.

Ecológico

Esta es la principal ventaja que ofrecen los pellets. Son un combustible ecológico que se extrae de virutas y otros restos de madera. Para aprovecharlos, se comprimen en forma de cilindro, pero no se les añade ningún químico. Además, se emplea madera seca para su confección, lo que facilita el encendido y reduce los restos que quedan. En comparación con la leña, se dejan 27 veces menos residuos.

Económico

Al fabricarse a partir restos, el precio del combustible es muy reducido y estable en el tiempo. Pero si se busca un mayor ahorro, se recomienda aducir a especialistas en distribución de pellets en Zaragoza fuera de temporada. En estos momentos, los costes se reducen al no haber una gran demanda.

Almacenamiento

El espacio necesario para guardarlos es reducido en comparación con la leña. Es posible guardar un volumen tres veces menor de pellets que madera para lograr el mismo calor. Esto se debe a que la densidad del primer combustible es mayor.

Consejos para aplicar pellets en chimeneas de leña

Algunos consejos para aplicar pellets en chimeneas de leña permiten aprovechar este combustible al máximo. Para empezar, es recomendable utilizar un depósito de hierro para colocar los pellets dentro. Esto ayuda a controlar la cantidad y a facilitar la combustión. Si se puede cerrar el recipiente y dispone de entrada de aire, los resultados serán mejores.

Hay que tener en cuenta que no es necesario utilizar una gran cantidad de pellets. Al ser más densos, ofrecerán un mayor poder calorífico por unidad, como saben los especialistas en venta de leña en Zaragoza. De este modo, se reduce drásticamente el gasto en combustible, una razón que justifica por qué usar pellets en chimeneas de leña.

El último de los consejos consiste en mantener el área de encendido seca. Este combustible puede crecer hasta cinco veces si entra en contacto con agua, lo que reduce elimina parte de sus características.

En definitiva, estas son las ventajas de usar pellets en chimeneas de leña. En vista de que se pueden usar pellets en estufas de leña, es necesario contar con un buen proveedor. ¡Te esperamos en Combustibles Aragón! Ven a visitarnos.

Cómo evitar la cal en los calentadores de agua

La acumulación de cal en el interior de los calentadores de agua eléctricos puede tener consecuencias desastrosas. De hecho, reduce el nivel de calidad del agua, provoca un incremento del consumo energético y puede dar lugar a una avería irreparable. Pero, ¿cómo quitar la cal de un calentador de agua? Una pregunta muy interesante a la que aquí trataremos de dar respuesta.

Cómo sacar la cal de un termo

Aproximadamente, al 80 % de los hogares españoles llega agua dura o calcárea, es decir, con un elevado contenido de cal. Esto es algo que podemos apreciar si, tras fregar un vaso, dejamos que se seque naturalmente. Lo normal es que terminen apreciándose una serie de marcas blancas, de las cuales son responsables estos elementos.

La cal tiene facilidad para acumularse en tuberías, grifos y aparatos por los que circula continuamente el agua. El ejemplo más claro es el de los calentadores o calderas. Con el paso del tiempo, genera averías que requiere de la intervención de fontaneros en Zaragoza.

No se puede olvidar que la cal es corrosiva y, además, dificulta la transferencia calórica. Esto hace que, por ejemplo, los termos eléctricos afectados por este elemento consuman, de media, un 25 % más de energía.

Consejos para eliminar la cal del termo eléctrico y del resto de calderas

Pero ¿es posible eliminarla una vez que se ha acumulado? Depende del caso. En los termos eléctricos la respuesta es que no, ya que no es posible desmontar el depósito y garantizar después su estanqueidad. En el resto, los servicios de un especialista en mantenimiento de calderas en Zaragoza serían indispensables.

Técnicas para evitar la cal en los calentadores de agua

Hay muchas formas de prevenir la cal en los calentadores de agua. Sin embargo, la más eficaz de todas la ofrece el ánodo de magnesio. Preserva el buen estado de los componentes de la caldera mediante un sistema conocido como protección catódica.

En concreto, lo que hace el ánodo de magnesio es atraer la cal presente en el agua. Por decirlo de un modo más sencillo de entender, se sacrifica con el propósito de salvaguardar la integridad de los elementos metálicos del termo.

Sin embargo, el ánodo de magnesio no es un elemento eterno. De hecho, tiene una vida útil muy inferior a la del propio termo, por lo que debe ser sustituido periódicamente. Todos los fontaneros hacen hincapié en la importancia de prevenir la acumulación de la cal, aunque sepan cómo limpiar un calentador de gas natural o de cualquier otro tipo.

En definitiva, ya se ha explicado cómo quitar la cal de un calentador de agua. Sin embargo, esta no es la solución ideal en la mayoría de los casos, ya que este elemento puede ocasionar graves daños a largo plazo por su carácter corrosivo. Además, eleva el consumo energético de las calderas al ser un mal conductor del calor. Sin duda, la prevención mediante ánodos de magnesio es la solución ideal para evitar los problemas asociados a este elemento.

Cómo encender una estufa de pellets por primera vez

Cuánto tiempo tarda en encender una estufa de pellets o cómo se enciende una estufa de pellets son preguntas muy frecuentes. Dado el interés que genera esta fuente de calor, es normal que surjan dudas sobre su uso. Esto es especialmente cierto durante el primer encendido, el cual se explica a continuación.

Cómo se enciende una estufa de pellets

El primer encendido de la estufa de pellets es importante, ya que demostrará si el producto está en buen estado. Sin embargo, esto es poco probable al probarse antes de salir de fábrica en busca de errores. Pero para evitar problemas, es necesario seguir una serie de pasos.

Llenar el depósito

Este el primero de los pasos para encender por primera vez una estufa de pellets, y uno de los más sencillos. Hay que llenar el depósito con la cantidad de combustible adecuada, la cual indica el fabricante. De este modo, no se sobrecargará.

Encendido

Hay quienes se preguntan cuál es el proceso de encendido de una estufa de pellets pensando que es difícil. La realidad es bien distinta, pues el arranque es automático. Basta con pulsar el botón y dejar que el producto actúe. El motor sinfín recogerá el combustible del depósito, lo calentará y moverá. En cada ciclo, una parte se quemará y otra se reservará.

Cuando los pellets se queman, el calor que se genera asciende al intercambiando. Es en este momento en el que el ventilador recoge el aire frío de la estancia y expulsa el caliente que contiene la estufa. Poco a poco, la habitación irá alcanzando la temperatura adecuada. En resumen, se puede obtener como conclusión que el proceso de encendido de las estufas de pellets no es superior a 15 minutos de media.

Consejos para encender correctamente una estufa de pellets

El primero de los consejos para encender correctamente una estufa de pellets es no sobrecargar el depósito. Este tiene una capacidad máxima que varía de un modelo a otro. De añadir más, el combustible se saldrá y podría causar un funcionamiento inadecuado.

Es importante asegurarse de que la cámara de combustión está limpia antes del encendido. También se comprobará que el brasero está vacío de residuos. Estas partes necesitan estar en buenas condiciones para garantizar la efectividad de la combustión. Si esto no ocurriera, los pellets no se quemarían del todo y habría que retirarlos para que no se acumularan.

A la hora de comprar pellets baratos en Zaragoza, es importante elegir los adecuados. Tienen que ser aptos para el modelo que se esté utilizando y ser de buena calidad. Así, se conseguirá que la estufa funcione al máximo de sus capacidades.

Para terminar, es recomendable no sobrecalentar las estufas de pellets en Zaragoza en su primer encendido. La temperatura debe aumentar de manera gradual para no forzar los componentes. Esta es la forma de evitar una sobrecarga que podría causar daños en el futuro.

En definitiva, cuánto tiempo tarda en encender una estufa de pellets y otras dudas ya tienen respuesta. Pero también hay que saber cómo escoger una estufa de pellets para casa para encontrar la mejor. En Combustibles Aragón se ofrecen los mejores modelos del momento. ¡Conócelos!

Qué es un sifón y cómo se debe limpiar

¿Qué es un sifón? Sin duda, una pregunta cuya respuesta todo el mundo debería saber, ya que es un elemento de fontanería imprescindible en los hogares. En cualquier caso, aquí se va a dar. Pero no solo esto. También se explicará cómo proceder a su limpieza para evitar malos olores y obstrucciones.

Qué es un sifón y para qué sirve

En concreto, se trata de un tipo de cierre hidráulico fabricado en metal y con forma de tubo. Se instala, principalmente, en los desagües de las lavadoras, fregaderos y lavavajillas, así como en los inodoros, los lavabos y las bañeras o platos de ducha. Su función es evitar que los malos olores de los bajantes lleguen al interior del domicilio.

Ahora bien, es importante saber que existen distintos tipos de sifones. En concreto, los fontaneros profesionales en Zaragoza distinguen los siguientes:

  • Botes sifónicos. Tienen la función de unir los desagües de varios aparatos sanitarios. De hecho, se instalan siempre en los cuartos de baño con el propósito de conectar los del bidé, lavabo y ducha o bañera. Es fundamental saber cómo limpiar un bote sifónico para impedir que esta estancia huela mal.
  • Sifones de salida horizontal. Tienen forma de “U” y los podemos encontrar en la mayoría de inodoros. Generalmente, se integran en la propia estructura del aparato.
  • Sifones de salida vertical. En este caso, poseen forma de “S”. También se denominan sifones cerrados y son especialmente habituales en los fregaderos.
  • Sifones extensibles. Hay lugares en los que, por la falta de espacio, es difícil colocar un sifón convencional. La flexibilidad de estas piezas suele solucionar el problema.

Cómo se limpia el sifón

Muchas personas se preguntan cómo eliminar el olor a tuberías. En la mayoría de los casos, es algo tan sencillo como retirar la suciedad de esta pieza. Por ello, aquí se van a describir los pasos para limpiar un sifón correctamente:

  1. Comprar un producto para desobstruir las cañerías. Debe aplicarse según las recomendaciones del fabricante y dejarse actuar durante unas horas. En muchos casos, especialmente si la obstrucción se debe a la acumulación de restos orgánicos, esto solucionará el problema.
  2. Colocar un cubo vacío bajo el codo del sifón. Sin embargo, no siempre es suficiente con la aplicación de este tipo de productos. En este caso, para evitar que el agua que salga al desmontar la pieza empape el suelo o los muebles, hay que usar un cubo.
  3. Desmontar la pieza. Pero ¿cómo se abre el sifón? Solo hace falta desenroscar el tapón del codo con una llave inglesa. Este es el elemento que lo une con la tubería central.
  4. Limpiar las piezas. Por ejemplo, poniéndolas en el fregadero y usando un estropajo y un poco de detergente. Conviene tener cuidado con las juntas para que no se pierdan.
  5. Volver a montar. Siguiendo el proceso descrito anteriormente, pero a la inversa.

Una vez comprendido qué es un sifón y realizadas estas acciones, los malos olores deberían desaparecer. Es más, el desagüe volverá a cumplir su función correctamente, por lo que se podrán volver a usar los aparatos o electrodomésticos con total normalidad.