central de biogás

Qué es el biogás

A medida que avanza el tiempo se está realizando una apuesta más firme por combustibles más ecológicos. Un paso natural y que se va asentando poco a poco en cada uno de los sistemas, mecanismos y engranajes que hacen uso de un programa de combustión y/o combustibles para funcionar. Uno de los nombres propios dentro de las energías renovables es el biogás. Pero, ¿qué es el biogás?

El biogás en sí, es un gas compuesto principalmente por metano y dióxido de carbono, en diferentes cantidades variables, dependiendo de cuál sea su origen. Tiene bastante similitud con el gas natural, aunque provienen de orígenes distintos.

De dónde sale el biogás

El origen del biogás es simple. Provienen de materias orgánicas. Unas materias orgánicas biodegradables que son el punto de partida por el cuál se va a obtener este tipo de combustible bio. Se obtiene, por tanto, de residuos orgánicos de origen tanto animal como vegetal (residuos agrícolas, desechos orgánicos, aguas residuales, etc).

Para que se den los condicionantes necesarios para la biodegradación de esta materia, hasta convertirse en biogás, es necesario estar en un ambiente desprovisto de oxígeno, y dejar que actúen las bacterias. Estos procesos de descomposición con ausencia de oxígeno (anaerobios) permiten disponer de centrales y centros con mecanismos para producir este tipo de biogás de una forma controlada y continuada.

Este tipo de producción de biogás emplea para sus fábricas materias orgánicas que contribuyen a una rápida descomposición. Así es posible adelantar tiempos y conseguir una mayor eficiencia.

Aplicaciones del biogás

El biogás es una de las principales fuentes de energías renovables que es posible utilizar para las aplicaciones energéticas más demandadas y usadas en la actualidad. Así es posible usar el biogás en cuestiones eléctricas, en aplicaciones térmicas o incluso como carburante.

Dado su alto poder calorífico, el biogás se puede convertir en electricidad y en calor. Puede perfectamente canalizarse para incluirlo como fuente de alimentación de una caldera de gas.

Biogás como combustible para vehículos

El biogás, al igual que el gas natural, ya está siendo utilizado como combustible de vehículos. Y se pretende que estos casos no sean casos aislados, sino que converjan en algo generalizado en unos años. Lo que supondría un gran ahorro y reducción de las emisiones contaminantes.

Ventajas del biogás

El biogás podría convertirse en uno de los combustibles del futuro por sus diferentes cualidades. Desde su origen, su proceso de trabajo, su alto poder calorífico y su adaptabilidad como fuente alternativa y eficiente.

Aparte ofrece una serie de ventajas competitivas que le proveen de un buen futuro. Entre ellas que contribuye a proteger y mejorar el medio ambiente, ya que es una de las formas más rentables e interesantes para reciclar y aprovechar todos los desechos orgánicos al alcance.

Además, como hemos comentado, el biogás tiene un alto nivel calorífico para su aplicación inmediata en sistemas de calefacción particulares, en electricidad, luz, etc… y además apenas emite emisiones de CO2 al tratarse de un combustible natural como pueden ser también los pellets.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *