arreglar una caldera de gas

Las averías de calderas más comunes y soluciones

Es de bien nacido ser agradecido, y también ser precavido. Y es que a veces siempre nos acordamos de lo bueno cuando falta. Es por eso que en situaciones como la avería de una caldera o su ruptura pueden provocar cierto grado de estrés. Especialmente si estas circunstancias suceden en época de frío e invierno.

Así que a la pregunta de, ¿cómo arreglo mi caldera de casa? Vamos a responder clasificando los principales tipos de averías de las calderas y cómo solucionarlos.

Qué hacer si se estropeó tu caldera

Lo primero en lo que debes de pensar es que hay que prevenir estas situaciones. Así, para evitar la gran mayoría de estos problemas lo que debes hacer es conseguir un servicio de mantenimiento de calderas periódico. Contar con un servicio técnico que validen que todos los sistemas, piezas y funcionamiento de la caldera es el correcto e idóneo para su uso.

Esto apenas te llevará unos minutos y es esencial para comprobar el estado actual de tu caldera y si está en condiciones de uso.

Problemas principales de una caldera estropeada

Ahora bien, ¿cuáles son las principales averías que puede sufrir una caldera sin un correcto mantenimiento? Vamos a contarte cuáles son estos problemas más comunes y a qué se deben. De esta forma podrás tomar las medidas adecuadas.

No hay calefacción ni agua caliente

Este fallo es uno de los más comunes y suele pasar en el peor momento… Pueden ser varios los problemas que produzcan esta ausencia de calefacción y del agua caliente. Entre ellos, un fallo en la bomba, una avería en las válvulas, problemas con el termostato o incluso con los niveles bajos del agua.

Puedes comprobar algunas de estas posibilidades verificando la presión del agua con el manómetro que trae incorporado la caldera. Hay momentos en los que la presión no baja lo suficiente, lo que impide que la caldera se pueda calentar y se pueda usar agua caliente.

Cómo arreglar el agua caliente

Para solucionar esto lo normal es hacer subir la presión hasta los 1,5kg, o lo recomendado por fabricantes y servicio técnico, mediante la llave de paso. Si de esta forma se arregla y sale agua caliente, lo habrás conseguido, si no, probablemente la causante de este problema sea una pieza interna que haya que sustituir.

Apagones intermitentes de la caldera

Otra de las causas habituales de averías de calderas está relacionada con apagones repentinos. ¿Por qué se apaga mi caldera? Suele pasar, en ocasiones, que una vez encendida la caldera, llega un momento en el que se apaga de repente automáticamente y sin previo aviso. Esto puede deberse por un bloque interno de la caldera. Un bloque que afecta a la bomba de circulación de la calefacción y para solucionarlo conviene llamar a servicio técnico.

Fugas de agua

¿Has visto caer agua de tu caldera? En ese caso es probable que estés sufriendo un goteo o fuga de agua de tu aparato. Es importante saber por dónde gotea el agua para determinar la causa. Puede deberse desde por la corrosión de las tuberías, o por fallo en el interruptor de presión, u otras posibles causas… es importante controlar y comprobar dónde está la fuga para que el diagnóstico sea 100% fiable.

Ruidos de la caldera

¿Has notado alguna vez cómo la caldera hace ruidos extraños? Unos ruidos similares a golpes e impactos. Esto es totalmente normal. La explicación más común es que estos ruidos y golpes que se escuchan provengan del aire que contiene en su interior la caldera. Es por este motivo por el que el sistema emite ruidos de vez en cuando.

¿Cómo controlar los ruidos de un radiador? Es importante cumplir la normativa de mantenimiento y control, así como purgar los radiadores.

Mantenimiento preventivo y periódico

Estos son solo algunos de los motivos por los que debes concienciarte que un buen mantenimiento de tu caldera puede ahorrar tiempo, dinero, y situaciones realmente tensas en ciertas ocasiones. De esta manera, puedes conseguir el punto de confort deseado y la tranquilidad de saber que tu caldera va a seguir funcionando en todo momento.

Sobre todo, es muy importante hacer revisiones técnicas de calderas antes de cada invierno, un momento clave.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *