Características calderas de gasoil C

Cómo cuidar tu caldera de gasoil

Las calderas de gasoil son un elemento imprescindible en cualquier casa, especialmente cuando llega el invierno. Por eso es importante que cuides tu caldera adecuadamente. Además, siguiendo este tipo de procedimientos te asegurarás la máxima eficiencia y durabilidad.

El cambio de la caldera se puede evitar si realizas un mantenimiento adecuado. Por eso desde Combustibles Aragón te vamos a dar una serie de consejos, con el objetivo de que cuides lo mejor posible tu caldera de gasoil.

Presión interna de la caldera

Es un excelente indicativo para comprobar el estado de salud de tu caldera. Si el indicador no marca una medida correcta, seguramente exista algún problema interno. Si la caldera de gasoil tiene una tensión elevada, la válvula de seguridad se abrirá para liberar el exceso de presión. En el caso de que el nivel de la presión sea inferior a lo recomendado, dejará de funcionar para evitar problemas mayores. Cuando la caldera no esté en funcionamiento, la presión debe oscilar entre 1 y 1.5 bares.

Evitar dejar el depósito al mínimo

Cuando se usa una caldera de gasoil nunca hay que apurar el tanque de combustible. Esto se debe a que las impurezas del gasoil C tienden a acumularse en el fondo, por lo que al consumir la cantidad restante las impurezas accederán al quemador, obstruyéndolo e impidiendo que la caldera pueda funcionar correctamente.

Otro aspecto que hay que tener en cuenta, es que cuando se llena el depósito es aconsejable esperar al menos una hora para que las impurezas puedan volver al fondo, ya que sino se estaría incurriendo en el problema mencionado anteriormente.

Realizar un mantenimiento anual

Todas las calderas tienen que recibir un mantenimiento anual para garantizar que las piezas que las componen se encuentran en perfecto estado. Es recomendable que este mantenimiento lo realice un profesional para confirmar al 100% que no hay ningún tipo de problema en el equipo.

Usar un termostato

El termostato es un elemento clave para aumentar la vida útil de la caldera, ya que permite regular la temperatura con una mayor precisión. Los niveles recomendados son 50 grados para el agua caliente sanitaria y 70 grados para calefacción. Además, permiten realizar un uso más eficiente del combustible, pudiendo establecer la temperatura de la calefacción en unos 18-21 grados.

Mejora el aislamiento de tu casa

Una mejora en el aislamiento de tu casa puede afectar mucho al cuidado de tu caldera, ya que te permitirá mantener más tiempo el calor generado por el sistema. Esto implica que el uso que se tendrá que hacer será mucho menor y, además, la cantidad de combustible que necesitarás también se verá reducida. Los lugares más conflictivos que debes revisar son las ventanas y puertas principalmente, siendo los focos por donde más se suele escapar el calor.

Usar un combustible de alta calidad

El combustible que utilices va a marcar en gran medida el cuidado de la caldera de gasoil. Para calefacción siempre se debe usar gasoil de tipo C, siendo el más eficiente y el que mejor preparado está para este uso. Además, es importante que el que elijas sea de gran calidad para que tenga la mínima cantidad de impurezas posibles.

Sustituir la boquilla inyectora

La boquilla es un elemento encargado de regular la mezcla de aire de la caldera. Con su uso el orificio de salida tiende a agrandarse, perjudicando la mezcla de aire que se produce en la caldera. Debido a esto, es recomendable cambiarla anualmente. Un indicativo de que la boquilla no se encuentra en perfectas condiciones es el color del humo, ya que será blanco o negro si hay algún problema.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *