vida útil caldera de casa

Cuál es la vida útil de una caldera en el hogar

En el momento de instalar una caldera del hogar, y más aún cuando ya lleva un tiempo en casa, muchos se preguntan: ¿Cuánta vida le queda a mi caldera? Es una duda casi existencial pero que conviene preguntarse, sobre todo para prevenir el que pueda durar los máximos años posibles. También como medida para estar precavidos ante situaciones que indiquen que el sistema de caldera necesita una revisión, reparación o sustitución.

Es por eso que, para prevenir y ayudar a todas aquellas personas que se preguntan sobre la vida útil de su caldera, preparamos este artículo para saber en qué momento estás y cuándo deberías preocuparte por ello.

¿Cuánto dura una caldera?

En líneas generales una caldera debería llegar, sin problema, a unos 10 años de uso. Y lo normal es que sobrepasen este tiempo, y llegar incluso a los 15 años o más. Pero para alcanzar estos máximos de tiempo de uso de una caldera del hogar, conviene tomar una serie de medidas en la instalación, modelo de caldera y revisiones para garantizar cuanta más vida útil mejor.

Todo suma para que se alargue el buen funcionamiento de estos sistemas para que perduren años y años en las viviendas.

Cómo conseguir que la caldera dure más años

Existen diferentes factores que permiten conseguir una mayor rentabilidad de uso de la caldera del hogar. Varios aspectos que ayudarán a que puedas hacer uso de tu caldera por más tiempo, y se reduzcan el número de percances. Además de mejorar así la eficiencia de la caldera para gastar menos energía y dinero. Estos son algunos de los factores que más relevancia tienen en este tipo de cuestiones.

Montaje e instalación

Uno de los primeros momentos que inciden en el devenir de la caldera es en su instalación. Esta debe ser segura y de garantías, y debe estar auspiciada por un servicio técnico de instaladores profesionales y con experiencia. De esta forma, te aseguras de que todo el periodo de montaje y de instalación en casa cumple con las especificaciones indicadas.

En caso de no realizar una instalación adecuado, esto afecta al rendimiento del futuro. Y aquí conviene tener conocimiento tanto de la propia instalación, como de las tuberías y conexiones de la casa. Al igual que también se incide en garantizar una estanqueidad para sellar fugas del agua.

Modelo y material de la caldera

Otro de los factores a tener en cuenta es el modelo de caldera y el material de fabricación. Antes de adquirir cualquier caldera conviene asegurarse de todo lo que ofrece cada modelo. De las prestaciones que garantiza. Ya que una caldera de casa es una inversión a largo plazo, y cuanto más dure más rentable será la compra. Y ahora las opciones son muy variadas.

Mantenimiento y revisiones

El mantenimiento y revisión de las calderas de casa es una máxima a la hora de garantizar un uso prolongado de la misma. De esta forma, posibles afecciones o daños internos imperceptibles pueden ser restaurados antes de que el daño pueda ir a mayor. Es importante seguir las pautas de las revisiones y mantener una evaluación periódica por parte de los instaladores para que den su confirmación de que todo funciona correctamente.

Presión del agua

Conviene estar seguros de que el circuito de la caldera no origina ningún tipo de fuga o despresurización. No tratar estas fugas puede conducir a que con el funcionamiento continuado del sistema, este incremente su anomalía y afecte de forma directa y se potencie la avería. Por lo que, hay que evitar a toda costa que la caldera trabaje a baja presión -ya que el rendimiento es menor- y esto influirá en cuánto pueda durar la caldera.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *