biomasa forestal

Qué es la biomasa forestal

Ya hemos definido en alguna ocasión lo que es la biomasa, y qué papel juega actualmente como fuente energética. Se trata de una de las fuentes de energía renovables con mayor crecimiento en la sociedad y economía actual, y que favorece la protección y el cuidado del medio ambiente dado su origen natural. En esta definición se engloban diferentes tipos de biomasa según su procedencia. En esta ocasión vamos a profundizar en qué es la biomasa forestal y por qué es tan ventajoso aprovecharse de estos recursos.

De dónde procede la biomasa forestal

Entendemos la biomasa forestal como la materia orgánica que está dispuesta en un ecosistema forestal, como su propio nombre indica. Esto hace referencia a todos los sustratos y residuos que se muestran tanto por debajo como por encima del suelo de un bosque. Pero, en definitiva, se puede definir a la biomasa forestal como los residuos de explotaciones forestales, véase la leña, las astillas y los restos de madera provenientes de cualquier árbol, los residuos industriales (de madera), o los cultivos energéticos.

Se trata de una forma de aprovechamiento de los recursos que ofrece la naturaleza, sin tener así que, directamente, arrasar con la superficie forestal, o hacer uso de otros combustibles fósiles para la acumulación de energía.

La biomasa actual está constituida por residuos, esto quiere decir que forma parte del grupo de materiales que no pueden ser usados en la industria de la madera, ya que apenas tiene valor, y por tanto es idónea para su uso como biomasa residual.

Ventajas de usar estos residuos orgánicos

Recalcamos la idea de que estos residuos forestales proceden de los restos y el aprovechamiento íntegro de las masas forestales. Son aquellos que se obtienen después de realizarse los trabajos de podas, cortado de árboles o desbroces, entre otros. Su escasa utilidad les hace perfectos para su reutilización como combustibles de biomasa. Y de esta forma se aprovechan estos recursos hábiles de las tareas forestales y de la selvicultura.

La utilidad y ventajas de esta actividad son todavía mayores. Ya que esta biomasa residual, y lo que se refiere a su extracción,  es una de las formas más eficaces para evitar la propagación de un incendio forestal, al retirar todos los materiales orgánicos que quedan en el suelo y así prevenir que un incendio crezca. Además, también se crea un tejido industrial y de trabajo próximo a la zona para la recogida de todos estos residuos, por lo que se rentabilizan aun más el trabajo forestal en las zonas rurales.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *