características de las estufas de convección natural

Qué son las estufas de convección natural

A muchos os sonará este término tan característico y que acompaña a las estufas y calefactores. Pero, ¿qué son exactamente las estufas de convección natural? Esta vez te vamos a contar cuáles son las propiedades, cualidades y funcionamiento de este tipo de estufas que trabajan en base al sistema de convección.

Qué es la convección

Vamos a comenzar con lo más básico, cuál es el principio fundamental que se cumple con la convección, o lo que es lo mismo, qué es la convección. Es una forma de transmitir el calor por el movimiento de fluidos y entre diferentes densidades. Ahora que está la teoría puesta sobre la mesa, ¿cómo se puede aplicar a un calefactor y/o estufa?

Ventajas de las estufas de convección natural

La convección natural es uno de los métodos más antiguos que se conocen para calentar una estancia. Ha sido utilizado desde hace años y siglos y se ha modernizado hasta lo que conocemos hoy en día. Con este tipo de estufas por convección lo que se consigue es transformar los flujos fríos de una habitación en aire caliente que es expulsado y distribuido de forma homogénea por todo el espacio. De esta forma consigues una redistribución equitativa del calor que va fluyendo por toda la sala de forma continuada. Una sensación de confort regulable con un sistema muy sencillo y que permite calentar grandes superficies.

El funcionamiento en sí es muy sencillo. El aire que se acumula alrededor de la estufa se calienta y por su densidad (el aire caliente tiende a subir), acaba por elevarse y establecerse por toda la zona bien repartida. Es un proceso para calentar una habitación gradual y que permite ir calentado la vivienda poco a poco hasta el punto deseado. Un ahorro también energía y en la factura final que se traduce en ventajas a la hora de conseguir una temperatura óptima con un gasto menor en leña.

Además, este tipo de calefacción aparte de ser eficaz y posibilitar una distribución uniforme del calor, debido a este juego de densidades, permite que las estufas de convección no se calienten tanto y puedan colocarse cerca de materiales inflamables o en una sala donde haya niños.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *