ejemplos de biomasa

Qué son los biocombustibles sólidos

En el mercado de combustibles disponible en la actualidad tienen cabida diferentes tipos de combustibles. El combustible, en sí, es un material, que bien puede ser artificial o natural, y que se presenta en diferentes estados (sólido, líquido o gaseoso), y cuya función es la de conseguir generar energía, ya puede ser para emitir luz o calor, entre otras. Dependiendo del tipo de combustible, y de combustión, esta energía será más potente, perdurará más o menos, o poseerá una serie de características distintas, así como precio. Entre esta tipología de combustible cabe destacar la que hace referencia a los biocombustibles sólidos, que es la que queremos destacar en este artículo.

Qué es

Una definición precisa de lo que son los biocombustibles sólidos sería la de combustibles que se han producido y generado a partir de restos de productos vegetales y naturales. En este sentido, los biocombustibles sólidos se engloban dentro de un grupo de mayor envergadura como es el de la biomasa.

De esta forma, se puede decir que los combustibles sólidos biodegradables se obtienen al procesar la biomasa, entendiendo como biomasa todo lo que concierne a la materia orgánica y natural de gran poder calorífico y energético.

Características de estos biocombustibles sólidos

Últimamente, la biomasa está en el foco de atención de todo el mundo dada las oportunidades que pueden abrirse con el uso de estos combustibles sólidos y naturales. Unos combustibles que, tal y como se intuye en su nombre, son biodegradables. ¿Esto qué significa? En su sentido estricto, ser biodegradable tiene que ver con la capacidad que tiene algo, en este caso una materia, en ser descompuesto por organismos biológicos de un entorno natural.

Y no solo el gran protagonismo de estos combustibles reside en que son biodegradables, sino también porque no exceden en una emisión de CO2 más allá de la propia generada por el proceso natural vegetal. Por lo que se decide que la emisión de contaminantes es neutra.

Ejemplos de este tipo de combustible biodegradable

Dentro de estos combustibles amigables para la naturaleza se pueden destacar algunos como la leña, en sus diferentes variedades, los pellets, astillas, residuos forestales, huesos de aceituna o piña, cáscaras… Todos forman parte de la familia de las energías renovables por las que conviene apostar desde ya.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *