tipos de combustibles

Tipos de combustibles: orgánicos y artificiales

En este artículo vamos a detallar cuáles la diferencia entre los combustibles orgánicos, o naturales, y los artificiales. Asimismo profundizaremos en los principales tipos de combustibles que se concentran en cada grupo y qué características tienen. Antes de nada, mencionar que dentro de la división global de combustibles, por encima de todo, se encuentra la división de los combustibles entre su estado sólido, líquido y gaseoso. Y que cada combustible posee graduaciones y potencia calorífica diferente dependiendo de su composición para poder generar al final energía.

Además, para cualquier tipo de combustible, sea artificial o natural, el proceso para la obtención de la energía es el mismo, y comienza con la combustión y aumento de temperatura.  De esta forma desprenden la energía necesaria que es la que usamos en muchas aplicaciones diarias. Esto es lo que se conoce como poder calorífico. Ahora bien, tal y como hemos comentado, es posible dividir en dos a los combustibles.

Combustibles orgánicos y naturales

Dentro de este grupo se hallan todos los materiales que provienen de la propia naturaleza y que son capaces de ofrecer una energía suficiente con su combustión. Uno de los más protagonistas en este sentido son los combustibles fósiles. Aquí quedan inmersos todos los restos vegetales o animales que se han fosilizado. Unos compuestos orgánicos entre los que se encuentran algunos como el carbón, el gas natural, madera, residuos agrícolas, o el petróleo. Algunos de los combustibles naturales más utilizados hoy en día.

También cabría destacar en este apartado la sección de los biocombustibles. Aquí se albergan todos los derivados y mezclas de materias orgánicas (biomasa) y que provienen de productos de aprovechamiento natural. Los pellets, huesos de frutos, maíz. Se trata de una de las alternativas más eficientes en la actualidad.

Combustibles artificiales

Por el contrario, existen las variantes de combustibles que contienen aditivos o están trabajados por el hombre de tal manera que esta alteración permite un mayor consumo más potente del mismo. Son artificiales en el sentido de que su aprovechamiento está orientado a aplicaciones concretas. En este grupo caben toda la gasolina o el queroseno.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *